Línea del tiempo



21 de septiembre de 1918. Nace Juan José Arreola Zúñiga en Zapotlán, El Grande (hoy Ciudad Guzmán), la ciudad en que también nacieron José Clemente Orozco y Consuelo Velázquez. Así lo escribió al inicio de su novela La feria: “Yo, señores, soy de Zapotlán el Grande. Un pueblo que de tan grande nos lo hicieron Ciudad Guzmán hace cien años. Pero nosotros seguimos siendo tan pueblo que todavía le decimos Zapotlán”.


1925. Comienza a estudiar la primaria en la escuela Renacimiento, de los hermanos Aceves, en donde coincide con el José Luis Martínez (editor y ensayista), quien será su amigo de toda la vida.


1930. A los 12 años, comienza a trabajar en la imprenta de su familiar José María Silva.


1936. Ingresa a la Escuela Teatral de Bellas Artes.


1939. Trabaja en la compañía teatral de Rodolfo Usigli.


1º de enero de 1941. La revista Vigía, de Zapotlán, le hace su primera publicación, el cuento Sueño de navidad.


1943. Colabora en El Occidental, diario de Guadalajara. Publica “Hizo el bien mientras vivió” en la revista Eos, de la Ciudad de México: …“producto natural de mi nobleza de adolescente, de mi creencia en la vida y el amor..."


1944. Una beca otorgada por el actor Louis Jouvet, a través del Instituto Francés de América Latina, le permite conocer París. “Mi vida está dividida en antes y después del viaje. Se me antoja del tamaño de un sueño constelado de impresiones extraordinarias. Me fue dado a mí, aspirante a actor, pisar el escenario de la Comedia Francesa en compañía de los más ilustres comediantes de Francia”.


1945. Funda con Antonio Alatorre y Juan Rulfo, la revista Pan, en Guadalajara.


1946. Entra a trabajar como corrector y redactor al Fondo de Cultura Económica. Al respecto escribió: “El Fondo fue mi universidad. Los reducidos conocimientos que poseía y la dispersión de mis lecturas desordenadas y caóticas se organizaron bruscamente con la corrección de pruebas, la lectura obligatoria de libros de historia, filosofía, economía, sociología y sabe Dios cuántas cosas”.


1949. Daniel Cosío Villegas le publica Varia invención con portada de Juan Soriano. Además, en este mismo año ingresa a El Colegio México, impulsado por Alfonso Reyes. “Conocí a don Alfonso Reyes, quien me protegió y dispensó uno de los géneros de amistad más hermosos que pueda existir: el de la amistad paternal. Don Alfonso me llegó a reprender en forma más severa que mi propio padre, y a proteger en económicamente en momentos muy difíciles. Quiero decir, en otras palabras, que fui becario de El Colegio de México”.


1950. En este año, la Fundación Rockefeller comienza a otorgar becas a escritores mexicanos: el primero en recibirla fue Arreola.


1952. Publica Confabulario en la editorial Joaquín Mortiz, celebrada recopilación de sus cuentos hechos de perfección formal y de guiños literarios. Sobre esta poética autoasumida, le dijo a Emmanuel Carballo: “La acusación tan reiterada que se me ha hecho de manierismo, de amanerado, de filigranista, de orfebre, lejos de ofenderme me halaga”.


1956. Bajo los auspicios de Difusión Cultural de la UNAM, se funda el grupo literario Poesía en voz alta, que luego se volvería un grupo teatral. Fue idea de Héctor Mendoza y Jaime García Terrés, y se buscó el apoyo de Octavio Paz y Juan José Arreola, quienes dirigieron inicialmente las actividades del grupo que llegó a contar con la participación de personajes como Antonio Alatorre, Margit Frenk, Elena Garro, León Felipe y Carlos Fuentes, entre muchos otros.


1958. Aparece Bestiario, un espléndido libro de ensayos. Años más tarde, José Emilio Pacheco reveló que fue un libro que Arreola le dictó durante una visita al zoológico de Chapultepec.


1959-1961. Por invitación del rector Nabor Carrillo, es Director de la Casa del Lago de la UNAM. Se trataba del primer centro cultural extramuros de la Universidad. Bajo su dirección, esta casa brilló por las exposiciones, obras de teatro, lecturas, conciertos y presentaciones de música y ballet.


1964. Ingresa como profesor a la Universidad Nacional Autónoma de México, institución en que dio sus famosos talleres literarios. El profesor Manuel de Ezcurdia, que lo conoció, dejó escritas estas palabras: “En sus cursos, como en su diálogo, está el Arreola que se da por completo. Los que imparte y ha impartido en esta Facultad, además de ser tratados de varia lección y exquisitos happenings, dejan en el espectador-participante la huella inolvidable de haber conocido a un verdadero maestro: el que se hace amar enseñando a amar lo que él ama”.


1964-1967. Como resultado de su taller literario, se publicaron once números de la revista Mester; entre los autores que publicaron bajo el auspicio de Arreola, se encuentran: Elsa Cross, Elva Macías, José Agustín y Juan Tovar.


1970. Ingresa a la compañía Televisa como comentarista del Mundial de fútbol México 70.


1979. Recibe el Premio Nacional de Letras. En la noche de su recepción, dijo: “Este es un día muy feliz en mi vida; tan feliz que ya no me importan los demás días. Es la más alta satisfacción de mi vida. Vino a colmar las ambiciones de lo que un momento dado fue mi vocación: escribir”.


1987. Recibe el Premio UNAM por su aportación artística y extensión de la cultura.


1990. Recibe el Premio Internacional Juan Rulfo, que se otorgaba en el marco de Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Conduce con Claudia Gómez Haro, en Cablevisión, el programa Arreola y su mundo, el cual reafirma su celebridad, aun cuando le acarrea críticas de parte del medio intelectual. Sin embargo, Arreola se convirtió en el modelo de escritor público que daba su opinión en los medios electrónicos. En 2002, Gómez Haro reunió 50 de estos programas en el libro Arreola y su mundo, en que hablaba de los temas más variados con la acostumbrada inventiva verbal: “Necesitaría ser un sabio para creer que se ha ido a la Luna. Necesitaría ser un sabio peor para comprender y demostrarme a mí mismo que la Tierra es redonda. En cambio, mi opinión de poeta, de soñador, me tranquiliza más”.


1992. Participa como comentarista televisivo en los Juegos Olímpicos de Barcelona.


 1996. Recibe, por parte de la Universidad de Colima, el Doctorado honoris causa.


3 de diciembre de 2001. Muere en Guadalajara, Jalisco, víctima de hidrocefalia, la misma enfermedad que padeció Miguel de Cervantes.


2015. Sus restos son trasladados a la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres.


 
Real Time Web Analytics